VALORES CONCEPTUALES DEL NUEVO LOGOTIPO DEL BANCO PICHINCHA, UN CAMBIO POLÉMICO Y RADICAL.

La nueva imagen de una de las entidades financieras más reconocidas en el Ecuador, ha causado muchas polémicas y críticas.

Y la verdad es que todo ha sido tan controversial, que hasta el mismo dueño; Fidel Egas tuvo que pronunciarse al respecto; frente a las críticas del conocido analista económico Alberto Acosta Burneo, a quien el nuevo concepto gráfico le perece un error garrafal. Ya que en los últimos años esta entidad financiera, no ha tenido ningún cambio significativo, es decir; durante años se había mantenido la tradicional B y P en la percepción visual de su marca, proyectando una idea ambigua, detenida y en retroceso.

Está muy claro que la nueva marca presentada en Ecuador ha generado mucha polémica y críticas de todo tipo, ya que a simple vista parece que el nuevo logotipo fue diseñado sin ningún criterio conceptual. De esta forma, lo que pretendemos en este ensayo, es analizar detenidamente algunos lineamientos importantes dentro de la construcción de esta nueva imagen; que nos permitirá entender y evaluar el objetivo que se propone este nuevo concepto vanguardista.

Pero para hacer un acercamiento profundo frente a todos los lineamientos del caso, debemos entender su contexto de desarrollo. Y la verdad, es que el proyecto en mención; no fue ideado en el Ecuador, sino; como la misma entidad lo anunció, fue desarrollado en España, el lugar donde las formas simplificadas y reducidas han sido tendencia dentro del campo del diseño gráfico. Lo cual consideramos necesario mencionarlo; ya que esto es lo que se destaca en el nuevo diseño y sobre todo se ve una influencia importante de los diseñadores españoles frente a los lineamientos de la actual marca. Y aunque muchos han criticado el nuevo logo de la entidad financiera por su simplicidad; haciendo parecer que sus creadores no sabían lo que hacían, para otros este nuevo concepto está cargado de mucho valor emocional. Ya que la idea de proyectar una marca minimalista, donde sus simples líneas hacen que el espectador genere una diversidad de interpretaciones; le dan mucho más sentido, frente a una marca sencilla de identificar y de fácil lectura visual.

Para esto, vamos a analizar 2 puntos importantes; explicando su relación frente a los elementos empleados en la nueva marca:

SOBRE EL SIGNIFICADO DE SU CROMÁTICA

Hemos logrado interpretar el significado sobre el uso de los colores aplicados en la nueva imagen, lo cual nos hace entender lo que la empresa quiere transmitir.

Vemos que se mantiene el amarillo como elemento principal dentro de sus colores corporativos, pero este color es mucho más brillante que el anterior, y nos genera una idea de alegría, ya que este tono dentro de la teoría e interpretación del color; se asocia generalmente con la felicidad, la intuición y la confianza, el cual empata muy bien con su slogan.

Por otro lado; el azul marino que es el color complementario en el nuevo logo; y que se asocia también al amarillo como un color mucho más limpio; es remplazado de forma poco notable por el ambiguo color negro.

De este modo, vemos que se han mantenido los colores corporativos en su esencia; proponiendo un cambio necesario en el color secundario; que si bien es cierto no influye en su apreciación visual; pero si le dan un valor propicio a la nueva imagen.

Por otro lado; sabemos que la parte más cuestionada son los cambios en sus nuevas formas de proyectar el signo identificador; para lo cual, vamos a entender un poco sobre el significado de dichas formas.

SOBRE LA FORMA DE LA INSIGNIA

Para entender la idea que quiere transmitir el signo distintivo en conjunto; debemos analizar el significado del elemento simplificado que proyecta el emblema.

Como habíamos dicho anteriormente, el color amarillo expresa felicidad; ya tiene un significado cognitivo dentro de la teoría del color; y al relacionar este concepto con la forma simple en la insignia de la marca, nos hace pensar que es una sonrisa proyectada en forma de letra “P” invertida, la cual representa su nombre comercial “Pichincha” y sobre todo resalta uno de los valores que busca promover la entidad financiera con la renovación de su imagen.

Lo cual, el uso conceptual tanto de la cromática utilizada; como de la forma simplificada en la insignia encuadra.

De este modo hemos podido analizar los lineamientos agrupados en la nueva imagen, lo cual nos permite tener una visión mucho más clara sobre el nuevo concepto que plantea la entidad financiera en el Ecuador.

Pero pienso que era necesario desarrollar una estrategia más acertada para el lanzamiento y posicionamiento de la nueva imagen, que rescate los valores puramente emocionales de la nueva marca. Ya que nos hemos acostumbrado por mucho tiempo a la antigua imagen institucional.

Pero es bastante acertada la idea de proyectar una imagen más moderna, pregnante y sobre todo que reafirme el compromiso de servicio con las actuales y futuras generaciones; ya que el propósito de la entidad bancaria es saltar de lo tradicional, al apogeo trascendental de la era digital e insertarse en este campo de una forma radical.

Y sobre todo aplaudo la astucia y el ingenio de los creadores de esta nueva imagen que propone la banca, pensando que; algo que a simple vista parece tan fácil y sencillo, en el fondo es un proyecto que ha sido pensado y analizado de tal forma que logra agrupar los valores necesarios de una forma acertada.